Escribo en este blog desde la perspectiva del condicionamiento del sufrimiento, la opresión, el bienestar y la felicidad individual y colectiva que definen el mundo en que vivimos, pero que no determina, necesariamente, nuestras acciones. Es en un mundo creado de fuertes contrastes, desigualdades, injusticias y reivindicaciones. Un mundo claroscuro cuyas luces y sombras nos permite discernir y descubrir el camino de la liberación.


"La transfiguración de Albizu" de Angel Ballestero Pinazo. Mide 3'5" de alto y 5'5" de ancho en lienzo y acrílico blanco sobre fondo negro (2013). En mi apreciación representa la transformación, el sufrimiento y la lucha por la liberación de los puertorriqueños, aunque la mayoría, en su falta de entendimiento, desconozca o reniegue consciente o inconscientemente lo que representa la figura de Albizu.

La clave a la problemática política y existencial de los puertorriqueños se encuentra en el entendimiento de las palabras de Albizu cuando dijo que: “Aquel que no está orgullosos de su origen no valdrá nunca nada, porque empieza por despreciarse a sí mismo”.

miércoles, 13 de abril de 2011

Democracia a la puertorriqueña: inseguridad, infelicidad, y asesinatos impunes

Cualquier puertorriqueño/a promedio, incluyendo la mayoría de los estudiantes universitarios, dicen que vivimos en una democracia. Casi la mitad diría que el Commonwealth/ELA es una colonia, pero aún así vivimos en una democracia. Esta aparente contradicción se resuelve con el hecho de que más del noventa y pico por ciento ven la democracia asociada a la relación con Estados Unidos, y de éstos, un gran número la relaciona con su condición económica y lo que se conoce como los beneficios.


La inmensa mayoría de los puertorriqueños/as dicen que el sistema político de Estados Unidos es una democracia. Jamás dicen que los beneficios vienen de una república, que es lo que es el sistema político de Estados Unidos. El noventa y pico por ciento de los que votan creen en la unión permanente con Estados Unidos, cuya ciudadanía "atesoran" al punto de que para muchos es un elemento esencial en la forma en que ven su identidad.


De todo este discurso repleto de imaginación y medias verdades podemos aclarar varias cosas. El Commonwealth/ELA como territorio autónomo es un sistema político en parte democrático. No lo es completamente pues hay un problema centenario de sujeción política. Esto significa que el gobierno de Puerto Rico tiene poderes limitados para atender a las garantías constitucionales bajo la Constitución del ELA. El gobierno de Estados Unidos, por su parte, tiene también poderes para garantizar derechos cobijados bajo la Constitución de Estados Unidos, poderes limitados también por la relación federal con el Commonwealth/ELA, lo que no disminuye en nada la capacidad del Congreso en ejercer, si así lo determinare, poderes plenos soberanos sobre Puerto Rico.  


Todo este complejo andamiaje político no ha impedido que el país sufra un grave problema de  falta de garantías de derechos, que ha aumentado significativamente con el gobierno actual, y que se caracteriza por un alarmante número de asesinatos, que en este año 2011 va rompiendo todos los récords con más de cien asesinatos por mes.


La verdad es que la inmensa mayoría del pueblo no ve conexión entre los poderes plenarios de soberanía del Congreso sobre el Commonwealth/ELA, la falta de poder real para atender a nuestros problemas como consecuencia de la ausencia de participación y ejercicio de la soberanía, y la ausencia psicológica de un sentido de poder en las personas, y en el pueblo que les impide sentir que pueden determinar su destino político y personal. Esto es así a pesar de que vivimos en plena época individualista y subjetivista posmoderna y poscolonial. Seguimos siendo colonia, aunque no sé si la más antigua del mundo, como decía Trías, pero, probablemente, la más estable.

Irónicamente el sistema político de Estados Unidos, cuyo Congreso ejerce poderes de soberanía sobre Puerto Rico, tiene  como principio fundacional de su propia independencia y república,  el reconocer derechos humanos que se consideran inalienables o irrenunciables, como son el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Y en gran medida es sobre esto de que se trata la democracia, es decir, de un sistema político en el que se reconoce que el ser humano como ser razonable es libre, la felicidad es parte intrínseca de esa libertad, y existen derechos básicos naturales como el derecho a la vida, que deben protegerse. 

El fin político de la  democracia en última instancia es entonces la felicidad que reside en la paz, la armonía y la seguridad que se supone garantice el gobierno. No puede haber felicidad sin garantías políticas y de derechos, pues sólo así es que se puede ser al menos razonablemente feliz. Si es así, el gobierno actual viola y permite que se violen no sólo principios de derechos básicos, sino en gran medida la propia esencia del sistema  de EEUU y del pensamiento liberal - la felicidad que sólo puede lograrse mediante la garantía de los derechos. En este sentido el gobierno actual es profundamente antiamericano, pues está muy lejos de estos principios fundacionales de la democracia americana.

Uno de los fundamentos de las democracias, en términos generales, es que el estado y el gobierno se crean como garantizadores de los derechos, que por naturaleza tienen los seres humanos. Esto se ve claramente en el pensamiento clásico cuando se dice que las inseguridades de vivir fuera de la condición política es lo que lleva a los individuos a organizarse en un gobierno. Como uno de los derechos esenciales de los individuos es la vida, el peligro de vivir fuera de un gobierno, es que no hay garantías de que puedas conservar tu vida. Entonces, el estado y el gobierno son absolutamente necesarios, pues serían los garantizadores y protectores de la vida de sus ciudadanos.

¿Qué pasa entonces cuando el gobierno no sólo deja de ser un garantizador de la vida, sino que no puede tomar las medidas necesarias para garantizarla? Si el gobierno no garantiza la vida entonces el individuo por ley natural tiene derecho a recurrir a los medios necesarios para protegerse, pues estaría nuevamente en la situación de peligro de la condición natural previa a la creación del gobierno. Es decir cuando no existe el gobierno o el gobierno que existe no garantiza derechos los individuos se encuentran en condición de guerra. Y en esta situación pueden recurrir a cualquier medio para garantizar su  vida - incluso matar, pues le asiste el derecho no sólo a la defensa propia, sino de resistir los abusos del gobierno.


El año pasado, 2010,  las cifras de asesinatos llegaron a casi 900  y este año ya van por encima de las cifras del año pasado en este mismo tiempo. Las cifras de solución de casos por asesinatos es menos de un 25% .  Así que un asesino tiene por lo menos un 75% de probabilidades que su asesinato quede impune. Por razones políticas y, ciertamente, de corrupción moral el gobierno insiste que no hay ningún problema, pues para ellos, aunque los tribunales no hayan castigado al criminal, si se esclarece en la investigación policíaca quién cometió el asesinato es un caso resuelto, aunque el criminal o la criminal anden sueltos por la calle o nunca lleguen a ser acusados, y enjuiciados.

 
En el 2009 ocurrieron en Puerto Rico 894 asesinatos. Uno de ellos fue el hijo de 26 años de mi queridísimo amigo Horacio Matos Díaz, Horacio Matos de Jesús, asesinado vilmente el 20 de diciembre de 2009. Este asesinato me hizo sentir por primera vez y en carne propia cómo me arropaba a mi también la ola criminal. Me sentí inseguro e indefenso frente a la situación impune de delincuencia y se agudizó en mi conciencia la realidad de que estaba en una especie de condición de guerra que un gobierno y, sobre todo, un sistema de justicia criminal, era incapaz de eliminar, o al menos reducir considerablemente, mediante el hacer valer las garantías constitucionales.


Las expresiones del Secretario de la Gobernación sobre sacar a patadas a los estudiantes en huelga en la Universidad del estado, el asalto de la policía a estudiantes que fueron a protestar al Capitolio, viéndose en la televisión agresiones de policías a estudiantes, incluyendo empujones, ataques con gas pimienta, patadas en un caso en los genitales de un estudiante, así como las agresiones de policías en el principal campus universitarios, en nada me hacen sentir seguro en este sistema político. Interesantemente, un número significativo de ciudadano aparentemente aprobaron la mano dura y agresiva de la policía con los huelguistas. Ignorantes, que no se dan cuenta que puede que en algún momento esa mano abusadora puede caer también sobre ellos o de algún ser cercano y querido.




El Jefe de la Policía, José Figueroa Sancha, que a su vez tiene su propio historial de violaciones a los derechos civiles, pues estuvo en la redada política que hizo el FBI en un condominio en Río Piedras, en de Diego 444, en la que fueron rociados en la cara con gas pimienta y abusivamente un grupo de periodistas, sufriendo también empujones de parte de agentes federales, que en los visuales noticiosos fueron vistos claramente, y que el propio FBI se ha negado a identificar, conducta que defendió el ahora Superintendente, al punto de ser llamado en ciertos sectores como Pepper Spray (gas pimienta).


Tampoco el candidato y líder de la oposición, Alejandro García Padilla (véase el escrito sobre la muerte de un trabajador de la Universidad durante la Presidencia de su hermano, Antonio García Padilla,  La muerte de un trabajador: In Memoriam de Luis A. Pintado http://www.mundoclaroscuro.com/2011/04/la-muerte-de-un-trabajador-in-memoriam.html), ofrece mucha garantía de advenir al poder, pues a sabiendas de la participación de José Figueroa Sancha en las agresiones a periodistas en Río Piedras, ignoró el asunto y dio su voto en el Senado para confirmarlo como Superintendente, lo que demostró su poca sensibilidad en cuanto a la violación de derechos civiles se refiere.


Ahora mismo se sabe que hay una investigación por parte del Gobierno Federal en la División de derechos civiles del Departamento de Justicia, sobre la conducta de la policía en Puerto Rico, y en atención a las querellas y las evidencias que se han presentado. Tanto es así que se dice que hay una posibilidad real que el Gobierno Federal coloque en sindicatura a la Policía de Puerto Rico.


Un año después del asesinato de Horacio Matos de Jesús, su padre publicó la siguiente esquela en el diario de mayor circulación de Puerto Rico:


                                               Horacio Matos-De Jesús
                           (12 de marzo de 1983-20 de diciembre de 2009)

En tu memoria, a un año de tu asesinato, aún sin esclarecer. Para los responsables de impartir justicia, tu caso es una simple estadística; es decir, el tuyo es sólo uno más de los 894 asesinatos perpetrados en Puerto Rico durante el 2009. Que terrible es tener que aceptar que la tragedia de algunos está abocada a la indefensión e indiferencia por parte del estado.

Infinita tristeza, frustración y sentido de impotencia ante la adversidad emergen ante semejantes injusticias. Pero sigues vivo en nuestros corazones, te amaremos, celebraremos y lloraremos por siempre. ¡Ese es nuestro único consuelo!

Vicky y yo continuamos reuniéndonos para almorzar, como hacíamos contigo, pero nos haces una falta inmensa. En los actos de premiación de los graduandos de la UPR-Bayamón se te hizo un reconocimiento y tu madre Carmiña, muy orgullosa, recibió tu diploma de bachillerato.

Algún tiempo después, celebramos una misa por el eterno descanso de tu alma en la que nos acompañaron muchísimos seres queridos. A invitación del padre Tomás González, Ronald pronunció un hermoso mensaje en celebración de tu vida y tu amiga Beatriz habló sobre lo importante que fuiste para ella. Tu tía Nélida vino de Massachusetts y leyó un poema que escribió para ti.

Recordamos la devoción con que cuidaste de tu abuelo Don Georgie durante su recuperación de una delicada cirugía; así como la forma en que con tu abuela Doña Carmen salvaste la vida del viejo árbol de mangó, a la sombra del cual jugabas con Vicky cuando niños. No te imaginas cuan orgulloso de ti me sentí.

Al finalizar la misa te dimos un fuerte aplauso. Pero la vida continúa, con todo y dolor. Sólo espero que las lágrimas que afloran cada
vez que te recuerdo se conjuguen, algún día, con una sonrisa.

¡Hasta siempre hijo de mi alma!
Horacio Matos-Díaz, Ph.D.
Catedrático, UPR-Bayamón"




En marzo de este año la madre de Horacio Matos de Jesús, Carmen,  público una carta en el periódico que en parte decía lo siguiente:
Hoy, 12 de marzo de 2011, mi amado hijo Horacio hubiera cumplido 28 años. El 20 de diciembre de 2009, fue asesinado y todavía, y como debe estar ocurriendo con otros asesinatos, su caso no ha sido esclarecido. Esto, definitivamente, no bebe extrañar a nadie en esta país.  ¡Qué lamentable!
...
Nada ni nadie me devolverá a mi hijo, lo lloro y lo extraño todos los días de mi vida. Saber quién lo hizo ya no importa, lo menos que se merece una persona que muere de esa manera tan despiadada es una investigación justa. Si se hiciera, este sería mi regalo para ti.

Feliz cumpleaños, hijo mío.




Escrito original del  12 de septiembre de 2010 bajo el título de:
¿Quién protege la vida del individuo cuando el estado no lo hace?